Inicio > Proyectos > LAS 7 PUERTAS > 3.2 LA TERCERA PUERTA

3.2 LA TERCERA PUERTA

LA TERCERA PUERTA

Renacer, el ave Fénix, tierra del fuego:

                                                          EMET : verdad”

foto Emet es una palabra hebrea que significa “verdad”. Las letras finales de la tres palabras en que se concluye el relato de la creación son: “bará Elokim laasotDios creó para hacer.  forman la palabra emet.

Emet representa el final de una búsqueda creativa para hacerla realidad. Esta formada por la primera letra del alfabeto hebreo, la del centro y la última. “Alef – mem – Tau”. Principio, el medio y el final. “La realización del plan de Dios” para la existencia.  Dicen que el alfabeto son “letras creativas”,  “habla o escribe y crearás”.

Emet implica la experiencia de autorealización en todos los emprendimientos de nuestra vida. 

Es el poder de realizar nuestro potencial más profundo.

ciudad-ELGOLEA-1277128019

Esta puerta en la tierra, corresponde a El Golea, un oasis en medio del desierto. La fundación del oasis de El Goléa data del siglo X, cuando los beréberes zennetas edificaron un ksar al que denominaron al-Menia, sobre una protuberancia orientada hacia el este.

argelia 2011 316

Lo curioso del lugar es que en medio del castillo hay un pozo de agua. Cuando asediaban a los berebérs, ellos podían resistir mucho tiempo dentro del castillo ya que nunca les faltaba el agua. Uno de los espacios naturales más relevantes de la ciudad es la Sebja al-Melah, una laguna salada y seca emplazada a unos 4 km al sur de El Goléa.

Cerca, a unos 50 km encontramos un yacimiento de rosas del desierto,  Esas joyas geológicas que los cambios de  temperatura, el viento y los siglos han tallado sobre pequeñas rocas recordando las formas de una flor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En medio de la tierra del fuego, un desierto; aflora la vida, un oasis,  crea abundancia, palmeras, agua… y regala belleza, Las rosas del desierto.

En este lugar se manifiestan las cualidades del Fénix, el poder del potencial más elevado, allí dónde el principio y el fin se unen en un punto: Renacer

“Cuenta la historia, que hace mucho mucho tiempo, un cometa cayó del cielo, en medio de un gran bosque. Todo empezó a arder con llamaradas inmensas y una columna de humo que no dejaba ver absolutamente nada. El fuego lo consumía todo, eran días de viento y el calor, y las llamas, se alargaron durante 30 días y 30 noches, hasta que llegaron las lluvias que poco a poco fueron extinguiendo las llamas hasta dejar una chispita diminuta en medio de las cenizas.

700_dettaglio2_incendio

Esta chispita, era la última luz de la cola del cometa, tenía toda la energía, todo el potencial acumulado de todos los viajes que había hecho durante eras y eras alrededor de planetas y galaxias. Y luchaba por sobrevivir. Había quedado recluida debajo de una piedra, en la entrada de una cueva y se movía danzando de un lado a otro sin parar, buscando algo de que alimentarse, para poder avivar el fuego. Pero el incendio no había dejado prácticamente nada de nada. Y pasaron unos días, hasta que una pequeña brizna de hierba empezó a crecer a su lado, muy cerca de la pequeña llama casi extinguida, pero no lo suficiente para que la chispa le alcanzara.

rocio

La llama, había sentido el sufrimiento de ir perdiendo todo su gran esplendor, hasta casi extinguirse y por un momento, al ver la fuerza de la brizna de hierba que se aferraba a la vida y despuntaba entre las cenizas, se puso en su lugar.

En ese instante, vió que en la punta de la hoja verde, colgaba una gota de rocío y con su último aliento, decidió sacrificar su luz, para no dañar nunca más a ninguna criatura viviente, así que cogió una pequeña corriente de aire y se alargó el fuego dispuesta a apagarse para siempre bajo la gota de rocío  y entonces…

Agua, viento y fuego se encontraron, y ella se apagó. Pasó un instante de silencio absoluto, y quedaron las cenizas.

De la nada, apareció cómo por arte de magia, una cola, no de un cometa. Una larga, dorada y rojiza cola, de pájaro que con su sacrificio, para no dañar a ninguna criatura viviente, se había ganado la eterna existencia. El primer Fénix. Phoenix-fantasy-17884366-1024-768

Desde entonces, se alimenta de gotas del rocío, y cada 500 años construye un nido con maderas de Sándalo, que más tarde enciende con un golpe de sus plumas, y el fénix arde. Una vez se ha convertido en cenizas, de ellas resurge un fénix jóven y nuevo.”                                                                                                          

  Mera

En este cuento, el cometa con todo el potencial, somos nosotros al llegar al mundo. Nuestra personalidad domina, y a veces  la humanidad, por sobrevivir y evolucionar, nos volvemos destructores de todo aquello que tocamos, pero llega un momento en el que si nos permitimos observar alrededor y nos damos cuenta de la existencia y vida que nos rodea, “sacrificamos”, nuestra personalidad (que lucha por su supervivencia hasta el último suspiro), integrándola en el todo; todo aquello que represento y custodio, por un bien más elevado. No dañar a ninguna criatura.

E aquí el Renacer; el renacer es un estado,  un cambio de conciencia, el inicio de un nuevo camino. A partir de este momento, se expresa el verdadero potencial y todo se expande.

Hay una carta del Tarot de Osho que lo expresa muy bien: Al principio de nuestras vidas, vivimos atrapados en convencionalismos sociales, preocupados por aquello que opinan los demás de nosotros, nos falta iniciativa y nos dejamos llevar por la corriente de nuestra vida, dentro de la masa social, hasta que nos damos cuenta de que quizá hay algo más.

Entonces, empezamos a interiorizar, recuperar el control sobre nuestra vida y proclamar la propia verdad, e ir muchas veces a contracorriente, intentando desapegarnos del “montón” y reafirmando quienes somos…,buscando nuestro propio camino.

Hasta que un día, aparece el “niño”, ni rebelde, ni conformista,  ni lucha ni se deja llevar, es inocente y en armonía con su propio ser, no sigue las “reglas”,  es espontáneo. La influencia de la masa sobre él es nula, no le empuja ha hacer algo ni a rechazarlo. Alcanzando el estado de adulto, el niño comienza una época de crecimiento personal y transformación.

Acerca de Laura Roger

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*