Inicio > En Clave de Sonido > EN CLAVE DE SONIDO II: LA ESCUCHA

EN CLAVE DE SONIDO II: LA ESCUCHA

Desde el inicio de los tiempos, los seres humanos, hemos utilizado el sonido, en ceremonias, rituales, en las rutinas de la vida diaria. A través de instrumentos, imitando el canto de los animales, reproduciendo el sonido del agua, el viento….

Lo utilizamos para cultivar, preparar la comida, llamar a la lluvia, a los elementos: agua, tierra, fuego aire, y conectarnos con la Tierra y el Cielo.

El sonido nos envuelve , es uno de los vehículos de comunicación principales, para expresar  aquello que somos, todo lo que nuestra alma, siente, intuye y crea.

Pero para poder conectar con el Sonido en sí mismo, lo primero que tenemos que hacer, es aprender a escuchar.

Y para aprender a escuchar, necesitamos: la atención: crear las condiciones necesarias para “estar alerta” a cada instante, laconcentración: es el tiempo que podemos estar centrados para comprender el mensaje. El tiempo que podemos permanecer con “nuestra antena” conectada a la misma “onda de radio”; y la memoria: como la capacidad de captar el instante y estar en el momento presente. Igual que en una fotografía. Integrar

La escucha empieza por uno mismo,  la escucha interna, siguiendo las intuiciones, los mensajes de nuestro cuerpo, los órganos internos e intentando captar desde dentro, aquello que nos muestra nuestro entorno en cada momento. Que ocurre afuera.

La escucha externa: dicen que los seres humanos, estamos “faltados de verde”; aquellos que nos hemos acostumbrado a vivir en pueblos y ciudades, pisando el asfalto, no tenemos contacto con la Tierra, los bosques, los árboles…

Hemos perdido la sensibilidad, que nos permitía comunicarnos con las plantas, los animales y los espacios. Estar en contacto con la Tierra, estar conectados a la Tierra.

Y la Tierra, necesita ser escuchada.  

Antiguamente, y algunas tribus aún lo hacen, se le preguntaba a la tierra, acerca de dónde plantar, cómo crear un jardín, que cultivar. Dónde construir, qué piedras utilizar, cómo colocarlas…

La Tierra, siempre responde.

Podemos volver a crear un espacio en nuestras vidas, que nos permita volver a tener esta percepción. El primer paso, escuchar el Silencio. Y para ello, hace falta calma, parar, quietud y equilibrio.

Una de las mejores ofrendas que le podemos hacer a los bosques, las ciudades y los pueblos es cantar. Y crear una cúpula de Sonido en cualquier espacio donde queramos trabajar.

Una cúpula de sonido es un abrazo de alta vibración para un bosque, huerto, habitación, casa o cualquier edificio, o persona.

¿Cuál es la función del sonido dentro de la materia?

Imaginemos una gota que cae en un lago de agua cristalina. Esta gota, crea una onda expansiva que provoca un movimiento del agua y esa pequeña ola, repercute en todas las demás, creando una danza en el agua, hasta que regresa al equilibrio.

Esto es lo que ocurre con nuestras células, cuando el sonido atraviesa la materia. La onda que genera, crea una danza sutil en la que todas las moléculas de nuestro cuerpo participan, y este movimiento, las reestructura y devuelve al equilibrio; elevando a su vez la vibración para que puedan danzar en una frecuencia más afín, más unida, a nuestra naturaleza, a nuestro Ser.

¿Qué efectos puede tener?

Cada persona es un mundo, y está en un estado físico, emocional y mental diferente. Por lo tanto, cada individuo, reaccionara de una manera distinta.

Escuchando una melodía, podemos sentirnos, relajados, en paz, emocionados, puede despertarnos un bloqueo oculto, acercarnos pensamientos, una ensoñación consciente, o incluso nostalgia, rabia….

Lo importante es estar abiertos a que todo esto ocurra e ir liberando y soltando, todos los pensamientos, emociones, sentimientos e ideas que vayan apareciendo en nuestra mente mientras escuchamos. Una gran fuente de creatividad se puede despertar trabajando con las melodías. 

Podemos recoger y acoger todo lo nuevo.

Disfrutar de todas las reacciones que nuestro cuerpo está produciendo e ir experimentando, centrándonos en una u otra parte, órgano, o sentido del cuerpo, ¿a ver qué pasa?

Desde el inicio de los tiempos, los seres humanos, hemos utilizado el sonido, en ceremonias, rituales, en las rutinas de la vida diaria. A través de instrumentos, imitando el canto de los animales, reproduciendo el sonido del agua, el viento.... Lo utilizamos para cultivar, preparar la comida, llamar a la lluvia, a los elementos: agua, tierra, fuego aire, y conectarnos con la Tierra y el Cielo. El sonido nos envuelve , es uno de los vehículos de comunicación principales, para expresar  aquello que somos, todo lo que nuestra alma, siente, intuye y crea. Pero para poder conectar con el Sonido en sí…

Review Overview

User Rating: 4.85 ( 1 votes)
0

Acerca de Laura Roger

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*